No, gracias

Media hora titubeando y metiendo pausas con sus párpados a media asta, queriendo imprimirle una impronta épica a un discurso cansino. Era como imaginarse a Atila enfrentando a sus enemigos, pero pasado de sueño, en mula y con cara de nada. Si no fuera por las generosas orejotas (¡el Topo Gigio!) hubiese creído que era un replay de Riquelme anunciando su semiretiro de la Selección. ¡Si hasta justificó la decisión en nombre de su familia! Pero, era Cobos. Julio Cleto Cobos. Los Senadores lo fulminaban con las miradas. A Pichetto, después de protagonizar un griterío con el salteño Romero, parecía que le iban a estallar las córneas. Es como una película de suspenso. ¿Viene el cuchillazo? ¡No! Retoma la palabra, anuncia algo importante ¡Sí! Señores Senadores, les pido un cuarto intermedio ¡No! Votamos de vuelta ¡Sí! Pero reflexionen sobre sus votos ¡No! Estamos iguales, voy a desempatar ¡Sí! Y ahí, después de 17 horas, se sabe lo que el pueblo quiere saber: “todo bien, pero no, gracias”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s