Yo, @CFKArgentina

La presentación oficial la hizo Aníbal Fernández. “Con enorme satisfacción digo que, @CFKArgentina, es la cuenta oficial de la Presidenta de la Nación. Como se puede apreciar, está verificada”, anunció el ministro en su roble rol de jefe de gabinete y principal exégeta del lenguaje 2.0 en la plana mayor del gobierno. Silbando bajito, ese 3 de septiembre Cristina hizo su desembarco en las trincheras virtuales.

En un principio, la actividad twittera de @CFKArgentina se limitaba a hacerle RT a funcionarios varios, y también a recibir todo tipo de mensajes y menciones ya sea en apoyo, ya sea en oprobio. Con el tiempo, el usuario comenzó a soltarse y fueron apareciendo tweets de factura propia. Entonces, se instaló una inquietud de rigor: ¿es en verdad la Presidente quién piensa, escribe y publica lo que finalmente leemos en su nombre?

Sea Cristina o el ghost writter contratado ad-hoc, la cuenta oficial de CFK comenzó a hacer ruido y a generar repercusiones. El 7 de septiembre le dedicó tres menciones a Hugo Chávez, quién se tomó otras tantas para romper su inactividad twittera saludándola y agradeciéndole el contacto a través de @chavezcandanga. La comunicación entre ambos por ese canal luego se volvió habitual, aunque aquello fue un hito histórico para las redes sociales, ya que por primera vez dos presidentes se comunicaban de forma directa vía Twitter.

Nadie reparó en ello, aunque el primer golpe de efecto no demoró en aparecer. Fue el 27 de septiembre, cuando el diario Clarín llevó al titular principal de su tapa un tweet de @CFKArgentina. “La Presidenta atacó a la Justicia por Fibertel a través de Twitter” , reza la impactante declaración, mientras en el cuerpo titular se reproduce SIC un tweet en el que Cristina menciona a Magnetto. Triple mérito de CFKA, quién impuso su declaración en la agenda del día, llevó a Twitter a la nota principal del diario más vendido del país, y por otra parte logró que el grupo copiara textual una crítica a su propio CEO con nombre y apellido.

De visita oficial en Alemania, la Presidenta aprovechó esa vía caliente para poder estar presenta a la distancia, a través de una veintenta de tweets picantes contra blancos varios. Clarín, tal vez consciente del error que cometió llevando a su tapa declaraciones en contra de sus empresas, apenas se limitó a dedicarle unas líneas a la crítica presidencial sobre la decisión de la CSJN de darle curso a la medida cautelar que congela la aplicación de la Ley de Servicios Audiovisuales.

No obstante, los microtextos de @CFKArgentina coparon la parada a través de una incesante cadena de RT que invadieron los tweetlines. Astuta, la Presidenta sabía que la CSJN de iba a expedir acerca de la cautelar en ciernes y marcó la cancha la noche anterior. “Nunca en la historia del Poder Judicial ha habido tantos fallos en contra de un Gobierno como los hay ahora”, dijo, citando una declaración que el Presidente del Observatorio de la Justicia Argentina le había hecho al diario Tiempo Argentino.

Durante la noche del 3 de octubre, Twitter era un caldero de agitación política e ideológica. El diputado Fernando Iglesias, recurrente portavoz de la oposición parlamentaria, no desaprovechó la redada y respondió con ironía cada uno de los tuiteos presidenciales. Cristina, que no sigue a Iglesias pero debe aceptar que él si lo haga, se la tuvo que bancar. Lo mismo Iglesias, a quién un usuario le dijo: “un poco más de respeto, que es la Presidente de los argentinos. Te hacés el vivo y tus proyectos en la cámara dan pena”.

La lógica comunicacional de twitter es muy simple, y si bien queda en cada usuario la facultad delegada de reservarse el “derecho de admisión y permanencia” en su propia cuenta, no se trata solo de tener la habilitad semántica de poder expresarse en 140 caracteres sino, también, de generar la cintura suficiente para poder aceptar las reglas de juego.

Algunos critican a CFK no solo por obviar las preguntas de la twitósfera sino, también, por bloquear a quiénes le envían tweets que no le caen en gracia. La observación es válida, ya que bajar a Twitter implica también hacerse cargo de una lógica preconcebida. Lo cierto es que la dinámica virtulenta de twitter no permite tomar una distancia crítica para poder entender el fenómeno, simplemente porque la red social nos ve involucrados de alguna forma u otra y en ese contexto es difícil realizar un análisis frío y meditado sobre algo que transcurre y se modifica de manera permanente.

Mientras tanto, @CFKArgentina parece haber copado la parada en beneficio propio, demostrando un inédito grado de reacción en las trincheras virtuales donde, mientras tanto, muchos otros siguen haciendo agua.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s