Sobre antihéroes y tumbas

En el día de su muerte, quiero recordar a Ernesto Sábato como el cobarde que, en una cena con el por entonces presidente Jorge Videla, omitió preguntar por el paradero de su colega ya desaparecido Haroldo Conti para “no importunar al señor Presidente”, a quién a su vez calificó como “culto, modesto e inteligente”.
Haciendo gala de su hipocrecía y su falta de memoria, diez años después fue quién le entregó en mano a Raúl Alfonsín el informe final de la CONADEP.
Si el cielo existe y ambos se encuentan, ¿qué se dirán? ¿Conti se lo echará en cara? ¿Sábato se hará el ofendido como cada vez que le recordaban en el episodio?
Como fuese, que descansen en paz vos y aquellos colegas por quienes no diste la cara cuando pudiste hacerlo y preferiste evitarlo.

Anuncios

3 Respuestas a “Sobre antihéroes y tumbas

  1. Sin palabras.. Alguien que en 2003 voto al Menem del indulto es capaz de juzgar… cuanta generosidad

  2. Juan Ignacio Provéndola

    estás mal informado: en el 2003 no voté porque estaba a más de 500 km de distancia

  3. Todo bien pero tu revolución de centro estudiantil no va a ningún lado, y vos tampoco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s