Sin mirar a quien

La gran crítica que Solanas recibirá por siempre de su comando de campaña 2011, es la de no haber visto a tiempo la jugada que el PRO hizo (sobre la chicharra) cuando Macri abdicó a sus aspiraciones presidenciales anunciando la búsqueda de la re-elección doméstica. Pino, que había sido la esperanza verde del 25% del electorado porteño en 2009, jamás supo articular un discurso capaz de sostenerlo y proyectarlo durante los dos años que lo separaron de su siguiente cita electoral.

Como en el ajedrez, las decisiones políticas están influidas por las jugadas del rival pero también por el ocaso del tiempo, y Pino deambuló por el tablero sin tener en claro a qué jugar, como si cada mañana se levantara leyendo el diario del 29 de junio de 2009. Intentando construir un proyecto de fuste nacional, desatendió la concreta posibilidad de convertirse en una respetada fuerza distrital, creyendo a esto último como un objetivo menor. El PRO, en ese sentido, hasta pareció austero, aunque demoró su mesa chica en advertir el inmejorable escenario que se abría en la ranchada propia ante la mengua del solanismo como fuerza electoral de peso: tenían al alcance de la mano la oportunidad de jugar, de local y sin estorbos, un cara a cara con el kirchnerismo.

Macri, que hasta no hace mucho tiempo alentaba calurosamente la idea de dejar el kiosco en manos de algún delfín como Michetti o Larreta para disputar el gran tazón de octubre, prefirió abroquelarse en su trinchera para blindarla de votos y nacionalizar una elección. Julio fue un mes de gloria para el espacio amarillo, con dos exitosas rondas porteñas y la sazón de Miguel del Sel en Santa Fé. Pero, también, un mes de definiciones concluyentes: sin intervenciones relevantes en los próximos compromisos provinciales y nacionales, el PRO parece haber cerrado en escasos días todos sus horizontes como espacio político territorial. Su supervivencia en la escalada hacia octubre dependerá del talento con el que sus operadores políticos hagan valer los rindes feudales en pactos y alianzas de alcance nacional que lo erijan como el referente de la alternativa opositora que buscará forzar el ballotage con Cristina, una suerte de oxímoron en el que pretende imponer las reglas quién, justamente, decidió no jugar unos meses atrás.

La semana que viene se elige gobernador en Córdoba. Allí, el kirchnerismo vivirá otro sinsabor en el último de los distritos fuertes sobre los que no cobijaba esperanza alguna, aunque, a diferencia de Buenos Aires y Santa Fé (donde Filmus y Rossi pusieron la cara), ésta vez fracaso se debió a la imposibilidad de alentar un candidato propio y de tentar a uno ajeno. Del modo que sea, a partir de ese entonces, la atención se concentrará en las elecciones nacionales, con un fuerte influjo bonaerense. La presidenta y el gobernador, entonces, comenzarán a hacer pata ancha en una arena donde juegan a doble o nada, porque no hay otra forma de concebir una victoria en primera vuelta de Cristina que no sea con un gran rendimiento de Scioli y la lista sábana en la provincia más poderosa del país.

Las voluntades opositoras, que muestran las urnas como botines, tienen ahora el desafío de hacer notar tamaños esfuerzos más allá de sus desempeños regionales. Y de confirmar su capacidad de reacción, porque un fracaso electoral también es una decisión mal tomada o fuera de tiempo. Si se habla de modelos, éste es el momento para discutir sobre ellos: ya no hay lugar para las fotos chicas ni debates menores, acá se está haciendo cirugía fina con el estado de ánimo de un país en los próximos años. No se está definiendo otra cosa que los destinos inmediatos de la nación argentina, y cada cuál asumirá el espacio que merecerá ocupar, avanzando con distinta estrella en el fino filo de defender lo propio, saber rodearse, no perder las formas en el camino y, por último y principal, proponer una oferta que conquiste voluntades y cautive adhesiones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s