El humo y el jugo

“Yo me tomé la prohibición de fumar en lugares públicos con una actitud principista. No voy adonde no me dejan fumar. Es muy gracioso. Me envían una invitación para dar una charla en la universidad de no sé qué. ‘¿Puedo fumar?’ Si me dejan, voy; si no me dejan, no voy. Yo podría bancarme sin fumar, pero quiero que me respeten como persona. Manejar la salud de la gente es puro autoritarismo. Los prohibidores merecen morir ahogados en jugo de naranja”.

BONUS TRACK: http://www.youtube.com/watch?v=1cRFygiC5Ao&feature=player_detailpage#t=67s

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s