To linch or not to linch

Linchamientos, sí. Linchamientos, no. Los medios recortan la realidad proponiendo una mirada incompleta de la misma y obligando a la sociedad a tomar partido por dos opciones que no representan la totalidad del problema. ¿Y por qué lo hacen? Porque siempre es preferible distraernos en la orilla de la cuestión antes de meter la mano en la mierda y hablar de la corrupción estructural de las fuerzas de seguridad (en una cadena que ata al ministro más pulcro con el poli más rancio) para entender al delito como una organización que vá más allá del infeliz que roba una cartera, de los infelices que lo linchan, y de los infelices que opinamos sobre una realidad sesgada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s