Nuevos aires para más globos

Macri nuevos aires

No había que pensar mucho para imaginarse la foto de la noche del domingo. Ni los diarios del lunes. La experiencia porteña de las PASO no sirvió para dirimir los candidatos definitivos. Sirvió para que se visualizara el músculo electoral del proyecto que lleva la cara de Macri. La novela doméstica del Pro fue, al cabo, eso: una novela. Como tal, pensada de principio a fin. Todo concluye en globos amarillos, música fuerte y Mauricio bailando. Nada nuevo.

Salvo un detalle: el PRO, a diferencia de las veces anteriores, conserva ahora aspiraciones que trascienden a su distrito basal. La victoria en la Gran Ciudad, como emblema político del partido, se resignifica a través de estas elecciones. Lo que antes era el destino político final, ahora es el punto de partida a una proyección electoral nacional.

Por eso, el evidente esfuerzo en “nacionalizar” las sensaciones generadas por un gran triunfo, aunque preliminar. “Por este día tienen que estar contentos desde Ushuaia a La Quiaca. Buenos Aires es la ciudad de todos los argentinos”, dijo Macri en el evento de festejo. Fue la voz de la victoria. En una batalla donde el cuerpo lo pusieron otros.

El desgaste, entonces, fue distinto. El efecto erosivo de toda contienda preliminar pareció absorberse entre sus intérpretes. Tras el fuego de Horacio y Gabriela, emerge ileso Mauricio. Ese es el mensaje que seguramente nos intentarán bajar en estas semanas.

Pero lo cierto es que Macri todavía no está para descorchar. Lo de ayer fue apenas un copetín. Contando Mendoza y Santa Fé, el PRO viene de aperitivo en aperitivo. Se suceden los motivos para brindar, aunque nada es para siempre: después de la Ciudad, al PRO se le agotan los lugares electorales de comodidad. Se opone entonces al inédito desafío de empezar a crecer por fuera de sus límites geopolíticos. Sus ambiciones presidenciales lo urgen hacia la provincia de Buenos Aires, base del 40% del electorado nacional. En la resolución de esa necesidad se cifrará el éxito o fracaso del proyecto Macri 2015.

Buenos Aires, en su nombre, resume las dos pulsiones que caracterizaron al proyecto PRO. Por un lado, la ciudad, como el principal capital político de la fuerza. Pero, por el otro, la provincia, tierra árida para la siembra amarilla, apenas un sitio de eventuales alianzas estratégicas. Todo proyecto presidencial necesita invariablemente generar una estructura electoral en ese territorio. O, en su defecto, recurrir a calores ajenos. Una de las pocas coincidencias entre acólitos y detractores es la de no tomar muy en serio la hasta ahora admitida intención de ir con la candidatura de María Eugenia Vidal. Pensarla a Vidal como la heroica granadera que conquistará por fin la esquiva provincia de Buenos Aires compone un disparate difícil de imaginar en la cabeza de gentes audaces como Macri, sus “equipos” (es la palabra que él escoge, por eso las comillas) y todos los factores e intereses que los subyacen.

Por eso, Macri, que en su discurso dijo que quería convocar “a todos los argentinos”, ahora deberá arremangarse y meterse en el barro de la rosca fina y buscar el anillo entre la tierra con la boca. En la selva bonaerense abundan surtidas especies dispuestas a atender el teléfono y Macri se moverá sabiendo que, en ese juego, deberá abrir su estructura interna a intereses que no necesariamente le pertenecen. En política, las negociaciones generalmente surgen por la debilidad de uno de los oferentes. En este caso, por la necesidad de darle aire a Macri 2015, un proyecto que necesita levar para adquirir volumen electoral. Y los del rincón amarillo bien lo saben: los globos del domingo no alcanzan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s