ROCKPOLITIK: El Festival del Triunfo Peronista (1973)

Festival peronista 1973

Extracto del reciente libro Rockpolitikque ya puede conseguirse en varias librerías y también de manera online. Es sobreuno de los episodios más curiosos que hubo en estos 50 años de vínculos entre el rock y el poder político en Argentina. 

FB ROCKPOLITIK

A principios de 1973, el general Alejandro Agustín Lanusse anticipó que el 11 de marzo se realizarían las elecciones para determinar quién lo sucedería en la presidencia dos meses después; es decir, el 25 de mayo de ese año. Levantada la proscripción, Juan Perón realizó una visita al país en la que no solo se reunió con la gente de su partido, sino también con adversarios como, por ejemplo, el líder radical Ricardo Balbín. Al poco tiempo, anunció como candidato presidencial a su delegado personal, el ex diputado nacional Héctor Cámpora.

El postulante peronista se impuso sobre Balbín con casi el 50 por ciento de los votos. Lanusse ofreció su último discurso en nombre de “un gobierno que no eligieron pero que les dio la posibilidad de elegir” y, un día después, el nuevo presidente prometió ser “solidario con las luchas antiimperialistas que llevan a cabo los pueblos para abolir las viejas y nuevas formas de colonialismo” ante la mirada del presidente cubano Osvaldo Dorticós y del mandatario chileno Salvador Allende, a quien le quedaban cuatro meses de gobierno y de vida. Ese día hubo muertos, heridos de bala y un indulto de emergencia para liberar a casi 300 presos reclamados por miles de personas que se agruparon en las puertas de la cárcel de Devoto.

El nuevo presidente democrático se mostró amable con la Juventud Peronista y Montoneros (quienes lo llamaban “El tío”), actitud que la ortodoxia partidaria no observaba con simpatía. La consigna “Cámpora al gobierno, Perón al poder” tomó forma de augurio de lo que definitivamente ocurriría el 12 de octubre, cuando el líder se hizo cargo del poder tras su violento regreso al país y la victoria en las elecciones de septiembre convocadas por la inducida renuncia de Cámpora y el interinato del jefe de los diputados Raúl Lastiri.

Este nuevo período democrático parecía proponerle al rock un inédito terreno de libertades artísticas, tras duros años de censuras y persecuciones. Si en la etapa anterior varios artistas se animaron a politizar sus letras, ahora también harían el mismo proceso con sus ideas: León Gieco llegó a elogiar personalmente a Cámpora cuando este fue a enviarle un télex a Perón desde la oficina de ENTel en la que el músico santafesino trabajaba. Incluso Julio Bortnik, interventor de Canal 7, le propuso a Pedro y Pablo escribir y grabar un tema que llevase por título La marcha del retorno, oferta que el dúo declinó. Muchos otros sí aceptaron la invitación al Festival del Triunfo Peronista, organizado por la Juventud Peronista y el productor Jorge Álvarez para el 31 de marzo de 1973 en el estadio de Argentinos Juniors, estableciendo así la primera presencia del rock argentino en un acto político formal de toda la historia.

“Perón me pidió si yo podía organizarle un concierto de rock para presentar la fórmula de Solano Lima con Cámpora. Yo le dije que había sido antiperonista toda la vida, pero que ahora estaba de vuelta. Finalmente, lo organicé, y ver a ambos arriba de un escenario junto a La Pesada del Rock fue algo surrealista”, reveló Jorge Álvarez años más tarde (1). La Pesada del Rock and Roll, Aquelarre, Pappo’s Blues, El Reloj, Pescado Rabioso (el grupo de Spinetta), Dulces (conocidos luego como Dulces 16), Vivencia, Miguel y Eugenio, León Gieco, Raúl Porchetto, Color Humano, Litto Nebbia (peronista confeso), La Banda del Oeste y Pajarito Zaguri confirmaron su participación, y se sumó el vicepresidente electo Vicente Solano Lima con un discurso de quince minutos.

Entre el público no faltaron carteles de las distintas facciones peronistas y proclamas tales como “Perón o muerte” y “Liberación o dependencia”. Sobre el escenario, desperfectos técnicos le fueron quitando tiempo a un evento que luego tuvo que ser suspendido por lluvia. Solo llegaron a tocar La Banda del Oeste, cuyo baterista tuvo su set personal leyendo un texto de Perón sobre la juventud, y La Pesada del Rock and Roll. El cantante Billy Bond reconoció haber aceptado la invitación debido a que él y sus compañeros de La Pesada eran peronistas porque “nos daba lo mismo y porque no nos molestaba ver qué pasaba con la vuelta de Perón” (2). El recuerdo de su participación en el evento es un claro reflejo de las intensas pujas que vivía el justicialismo en esos días:

“Antes de subir al escenario, un tipo me dijo que gritara ‘Viva Evita’ cuando fuera al palco. Bueno, está bien. Al minuto llegó otro que me dice que ni se me ocurra hablar de Evita, que mencionara a Isabelita. Y otro me pide que nombre a Cámpora. ¡Ese día me confundieron tanto que terminé yéndome a Brasil al poco tiempo!” (3)

El productor Jorge Álvarez prefirió decir que “es preciso desechar cualquier sospecha de oportunismo en la adhesión del rock al triunfo justicialista. Será una manera de desmentir la confundida idea de que los chicos del rock están en la pavada” aunque luego reconocería que los rockeros de esa época “eran medio gorilas(4).

Sorpresiva había sido, en cambio, la presencia de Sui Generis, si se considera que su líder, Charly García, se había expresado antiperonista a raíz de la persecución que sufrió su padre cuando no aceptó que los empleados de su fábrica portaran el luto obligatorio tras el fallecimiento de Eva Perón:

“Yo no quería ir a tocar allí, pero como fueron todos los grupos de rock, también fui. No me gustaba la onda. Recuerdo que estaba Solano Lima y se decía cualquier pavada. Detrás del escenario había un muchacho que estuvo en (la masacre de) Trelew. Quiso hablar y nadie lo dejó, la gente lo cargaba. Fue todo de última” (5)

Citas al pie
(1) “Jorge Álvarez ataca de nuevo”. Entrevista de Silvio Santamarina. Revista Noticias, 2010.
(2) (3) Historia del rock en Argentina. Marcelo Fernández Bitar. Distal, 1999.
(4) “Yo también, hasta que llegué a Perón en Puerta de Hierro, en 1967. Perón era un seductor profesional, divertido y además tenía las manos calientes, detalle que descubrí en todos los que cambiaron el curso de la historia”, agregó Álvarez en la citada entrevista concedida a Revista Noticias.
(5) “Fue todo de última”. Entrevista a Charly García reproducida en el sitio DosPotencias.

OTROS EXTRACTOS DE “ROCKPOLITIK”

  • El comienzo de una larga relación (60’s): click acá
  • El Flaco Spinetta, la revista Gente y el Proceso (1976): click acá
  • El rock al frente de Malvinas (1982): click acá 
  • Roberto Pettinato: “El rock es político cuando te hace pensar por tu cuenta”: click acá
  • Más info sobre el libro: click acá
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s