La crema de la copa

Copa LibertadoresAcaba de terminar la primera fase de la Copa Libertadores 2016. Lo que equivale a decir que el torneo inicia su segunda mitad deportiva: atrás quedaron los grupos y ahora todo se define mano a mano. El que gana, sigue. El que pierde, se despide. Argentina, con cinco, es el país con más equipos en Octavos de Final. Boca y River podrían cruzarse en Semis. Aunque otro dato se destaca: así dado el cuadro, hay posibilidad de final AFA.

@juaniprovendola | Pasó la primera mitad de la Copa Libertadores y es el momento de balances intensos. Por empezar, para aquellos que no clasificaron a la segunda ronda. Y, para los que lo lograron, un análisis que permita interpretar lo hecho y definir expectativas. Porque ahora comienza el tramo en el que las exigencias se multiplican a medida que se avanza: las definiciones mano a mano son extenuantes no sólo en lo físico sino también en lo emocional, a lo que además se les suman viajes que pueden ser largos y fatigosos.

Pero sin hacer futurología y analizando estrictamente lo hecho hasta la fecha, aparece un primer dato incontrastable: los equipos argentinos, en general, tuvieron una muy buena performance. Tal es así que Argentina es el país que más conjuntos clasificó a Octavos de Final: cinco. Sólo San Lorenzo quedó afuera. Los demás, transitaron distintas dificultades. Deportivas, en su mayoría. Huracán, además, padeció el trágico accidente automovilístico casi al comienzo del torneo. Sin embargo se repuso y pasó de ronda en un grupo difícil, con plazas duras como el Centenario de Montevideo (Peñarol) o Lima (Sporting Cristal), más la presencia de Nacional de Medellín, el equipo de mejor performance en la primera rueda de la Libertadores.

River y Racing necesitaron llegar hasta la sexta y última jornada para dilucidar su continuidad en la competencia, aunque ambos con buenas perspectivas. El Millonario lo selló de local ganándole al débil Trujillanos venezolano y a Racing lo salvó un empate en La Paz ante Bolívar Una semana atrás, Boca y Rosario Central ya habían sacado el pasaje a Octavos con valiosas victorias de visitante: el Xeneize en Avellaneda, justamente frente a Racing, y Central en Montevideo, ante Nacional.

Pero ahora comienza otra historia.

La reubicación de los partidos de Octavos de Final en función de las posiciones de cada equipo en primera fase presenta un cuadro interesante, en el que ningún conjunto parece tener el camino allanado. Ni hablar los argentinos.

En los papeles, Huracán es el que parece tenerla más difícil: se enfrente a Atlético Nacional, el “mejor primero” de la fase de grupos. Y al que, para colmo, ya lo enfrentó en esa instancia. Son las pequeñas fallas de un sistema que determina los cruces de Octavos únicamente a partir de un dato: las posiciones de los equipos en la primera rueda, intercalando a primeros con segundos en orden descendente (el mejor primero vs. el peor segundo, y así). Aquellos mencionados enfrentamientos tuvieron sus particularidades: Huracán perdió de local en el debut, aún golpeado por el accidente, a la vez que le sacó un empate en Colombia, cuando Nacional venía de ganar cinco al hilo, aunque en un partido a media máquina pues ambos ya estaban clasificados. De modo que estos antecedentes no reflejan con sensatez la real diferencia entre ambos equipos, o así al menos desean pensarlo los amigos del Globito, esperanzados con un 2016 que también los tiene protagonistas en el torneo doméstico.

El ganador de ese cruce se enfrentará en Cuartos de Final con el de la llave que tiene a Central. Al Canalla le toca Gremio, aunque para su suerte el último partido no será en Porto Alegre, sino en Rosario. Un beneficio del que se hizo por muy poquito: ambos equipos terminaron la primera fase con la misma cantidad de puntos (9), sólo que Central fue primero en su grupo y Gremio, segundo. De hecho, el elenco rosarino terminó siendo el peor de los ocho primeros, mientras que el gaúcho fue el mejor de los segundos. La vieja dialéctica entre los cabezas de ratón y los colas de león.

Otro argentino que aparenta en apuros es Racing, apareado con Atlético Mineiro, y encima definiendo la serie en Brasil. Un país al que volvería a cerrar un cruce si es que clasifica a Cuartos y también lo hace San Pablo, ilusionado con los goles del ex Boca Agustín Calleri. El otro escenario no es mucho mejor: si no es San Pablo, le esperaría un largo viaje a México para jugar en la fatigosa altura de Toluca.

Por supuesto, el foco principal se deposita en Boca y River: los dos equipos más grandes de Argentina vuelven a estar en Octavos de una Libertadores. No tan cerca con el año pasado (cuando se cruzaron justamente en esta instancia), pero a una distancia acechante: si ambos llegan, se encontrarían en Semifinales. Aunque para eso les falta todavía un trabajoso camino.

Boca cuenta con dos invalorables ventajas en su cruce con Cerro Porteño: implica un viaje corto para jugar de visitante (Asunción) y define de local. La contracara de esto es que, de pasar, probablemente deba medirse ante Corinthians, el mejor de los cuatro brasileros que siguen en carrera. Y, encima, sin la ventaja de poder cerrar la serie en casa.

El horizonte de River está en Sangloquí, una pequeña ciudad de 80 mil habitantes, cercana a Quito, donde juega su próximo rival: Independiente del Valle, de Ecuador. Un traslado incómodo hasta el otro extremo del conosur, aunque con el aliciente de jugar la revancha en el Monumental. Los viajes seguirían para el Millonario de clasificar, pues puede cruzarse con Pumas de México, de arrolladora primera fase y con rival accesible: el frágil Deportivo Táchira de Venezuela.

La particularidad de estos Octavos de Final de la Libertadores 2016 es que los equipos argentinos clasificados quedaron dispuestos de forma tal que cabe la posibilidad de una final criolla. Así como quedó armado el cuadro, no sólo River y Boca podrían protagonizar una semifinal. La otra la podría jugar Racing contra Huracán o Central, que se enfrentarían en Cuartos. Un detalle que incomoda a los organizadores de la Conmebol, que una década atrás habían impuesto una cláusula que les permitía cambiar determinados cruces para evitar justamente este escenario. La pregunta es cómo lo implementarán si las instancias decisivas se les siguen llenando de Argentinos.

Aunque para eso, falta un poco.

Fixture libvertad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s