La Copa se pone chicha

Copa Libertadores

Muchos consideran que la verdadera zona de competencia de los torneos comienza a partir de Cuarto de Final, cuando la discusión se reduce a unos pocos equipos con cierto camino andado y, por qué no, también algunas crisis superadas. El margen de sorpresas en estas instancias se reduce drásticamente, no hay lugar para errores porque hasta el más mínimo puede ser decisivo. La Copa Libertadores se pone chicha.

Boca pasó ante Nacional una serie injustamente difícil, porque a decir verdad mereció resolverlo antes de los penales. Pero diversos escenarios adversos fueron sucediéndose tanto en Montevideo como (y sobre todo) en Buenos Aires y Boca terminó empujado más por su propia historia que por un presente lleno de bajas y lesionados: una Bombonera rugiente como en aquellas épocas inolvidables de entresemana y las manos de Orion fueron las estrellas que se alinearon en una noche que comenzó hostil y ahora hasta podría sumarse al panteón de definiciones épicas. Algo que sólo el tiempo lo dirá. Ahora tiene varias semanas para recuperar jugadores caídos y volver a enriquecer un plantel diezmado al que le cuesta ofrecer variantes y soluciones deportivas.

La contracara es Rosario Central, a quién el peso del partido frente a Nacional de Medellín se lo llevó puesto. Es difícil administrar energías y emociones en choques de esta naturaleza, donde el resultado se acumula al igual que la fatiga y el stress. En los momentos decisivos, los jugadores deben asumir responsabilidades y tomar decisiones cuando generalmente ya cargan con un importante cansancio físico y mental. Central no estuvo lejos de ganarle la serie al hasta ahora mejor equipo del torneo (el que mejor porcentaje de puntos tiene), todo lo contrario. Sin embargo, quedó encerrado en su propio reloj de arena y fue eliminado en tiempo de descuento. A la inversa de Boca, Central desborda buen juego, recursos y sorpresa, pero le falta aplomo y oficio para atravesar momentos electrizantes. Ya le sucedió algo similar en la final de la Copa Argentina pasada y en los dos últimos torneos locales. Una pena.

La cosa es que Nacional de Medellín jugará una de las dos semifinales ante San Pablo, ganador del cruce entre los dos últimos brasileños con vida en la Copa. El equipo de Bauza y Calleri superó al Atlético Mineiro y va en busca de una nueva final en la Libertadores, donde podría enfrentar a Boca. Ambos equipos suman 16 finales de Libertadores jugadas (sobre 57 ediciones de la Copa), aunque nunca se cruzaron en tal instancia.

Aunque para eso ocurra, claro, cada uno debe previamente superar a su oponente en semis. San Pablo, como se dijo, a Nacional de Medellín. Boca aún no conoce a su rival. Se define entre Pumas de la UNAM (lo cuál representaría uno de los escenarios menos deseados por los equipos argentinos en Libertadores: el largo viaje a México) e Independiente del Valle, el entusiasta elenco ecuatoriano que viene de limpiar a River, el último campeón (pero no el próximo, por supuesto).

Entre las decisiones más delirantes de la Conmebol está la de “partir” la Libertadores en dos, dejando las semis y la final para después del receso de fin de temporada que todas las ligas del mundo tienen a mediados de año. Algo que bien podría aplicarse en Europa, donde los planteles (sobre todo los que llegan a esas instancias) no suelen sufrir demasiadas variaciones. Así y todo, allí no se hace, sencillamente porque es una meridiana desprolijidad: el torneo, que viene disputándose a un ritmo semanal o cuanto mucho quincenal, se corta por casi dos meses para después transitarse la recta cumbre.

En Sudamérica esto sí se hace, y de ese modo la Copa Libertadores 2016 entra al freezer hasta dentro de 60 días. Al cabo de ese período, muchos de los jugadores que alcanzaron notoriedad con las buenas performances de sus equipos intentarán procurarse mejor destino; entiéndase: ligas más competitivas o contratos más abultados, lo primero que suceda. Los dados vuelven al cubilete y la suerte volverá a ser echada en otro momento. | @juaniprovendola

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s